#ISatEnBAFICI: Review "Liberen a García"

No se dejen asustar por la palabra “abúlico” que figura en el catálogo para describir el mundo en el que viven Inés y Roma, las protagonistas de Liberen a García. Aunque es la palabra apropiada, puede transmitir la idea de que estamos ante una típica película de “niños ricos con tristeza”, ante el ya viejo nuevo cine argentino que dio algunas buenas películas y tantas olvidables. La ópera prima de María Boughen no tiene nada que ver con eso.

Sí hay dos chicas jóvenes y aburridas y también podemos decir que “no pasa nada” en términos argumentales. Pero Liberen a García no tiene nada que ver con nada que hayamos visto antes, es encantadoramente simpática y logra -con casi nada- transmitirnos un interés por esas dos chicas que buscan huir de su mundo.

Sin dudas, el hallazgo principal está en las dos actrices -amigas en la vida real entre sí, y amigas de la directora, cosa que se nota-. La interacción entre Manuela Piqué y Luna Sarsale es fascinante e hipnótica, y por momentos nos genera ternura, risa y hasta irritación. Un párrafo aparte merece el García del título, un gallo embalsamado con la voz del animador Ayar Blasco. Ese gallo está entre los mejores actores del cine argentino reciente.
 

#ISatEnBAFICI: Review "Mientras estoy cantando"

Hay veces que un buen personaje es todo lo que una película necesita. Es el caso de Mientras estoy cantando, el mediometraje documental de Julián Montero Ciancio que participó de la Competencia Argentina de este BAFICI y ganó el Premio del Público I.Sat-Cinecolor. El protagonista es Juan María Pampín, un peluquero con ínfulas de estrella de rock que es mucho más que peluquero y mucho más que aspirante a estrella de rock.

Con canciones, anécdotas, aforismos, diálogos con el director -que trata de participar lo menos posible, aunque siempre permanece como interlocutor invisible detrás de cámara-, esta película de apenas 40 minutos es de lo más estimulante y divertido que dio el cine argentino en el festival. Pampín es histriónico y divertido, le gusta la cámara y Montero Ciancio lo retrata con sencillez, sensibilidad y mucha inteligencia en el montaje para cortar o no cuando corresponde.

Mientras estoy cantando no es nada de lo que uno imagina: no tiene la melancolía del músico frustrado ni tampoco hace esfuerzo por esquivar la burla porque la burla nunca fue una opción. Pampín ya es una estrella y su director lo sabe.

 

Mostrando el intervalo Si - 2 de 79 resultados.
Artículos por página
Página de 40